Partido tras partido

Que no partido a partido.

Ya llevamos semanas, casi meses, lapidando nuestra casa. Ha llegado el vecino, y nos ayuda a lanzar piedras a las ventanas, a tirar de las bajantes, a desmontar la escalera, a aporrear los tabiques…. Y en ello estamos.

Llevábamos 4 años construyendo una casa espectacular. Gente de abajo que salía buena, gente de la casa que se partía el pecho por el escudo que lleva sobre su corazón domingo tras domingo. Hombres, nombres: Asier Illarramendi, Rubén Pardo, David Zurutuza, Imanol Agirretxe, Jon Gaztañaga, Iñigo Martinez, Joseba Zaldua, Javi Ros… ninguno de estos estaba en el primer equipo de la Real la temporada 08/09. Ninguno. El año siguiente, muchos, fueron la base del ascenso. Una temporada que todos tenemos idealizada, con el machete Lasarte en el banquillo, haciendo partidazos, marcando goles como churros en muchos partidos. Hasta Bravo metió gol aquél año.

Datos: aquella temporada logramos 74 puntos. 20 victorias, 14 empates, 8 derrotas. Marcamos 53 goles, recibimos 37. / 1,76 puntos, 1,26 goles a favor, 0,90 goles en contra por partido, 47% de victorias, 33% de empates y 20% de derrotas.

Después llegó el primer año en Primera. Nos las prometíamos felices, mucho, cuando en la primera vuelta sacamos 25 puntos en 19 partidos. Se habían ganado partidos complicados. También algún que otro varapalo gordo como en el Camp Nou. Al final de temporada, y con Martin Lasarte renovado, acabamos cantando el “que se besen” en Anoeta en aquél Real Sociedad 1-1 Getafe, gol de Paco Sutil. Dorsal 23.

Llegó Montanier. Una idea de fútbol diferente. Mantuvo la lucha y brega de Lasarte, y quiso añadir un punto de calidad. El 23 de Sutil, pasó a manos de Carlos Vela. El mexicano, cedido del Arsenal, probaba por tercera vez la andadura de la Liga Española. Quien le iba a decir que iba a ser la buena. Montanier estuvo más fuera que dentro un 27 de Noviembre. No llevaba ni 5 meses en el cargo, un proyecto de dos años, y estaba destituido. En el minuto 88 del partido en Sevilla contra el Betis, estaba destituido. El equipo en 13 jornadas había sumado 9 puntos, estaba vigésimo y Monty en la calle. En el minuto 89, un tirazo de Iñigo desde el centro del campo puso el 2-3 en el marcador. Creo firmemente, que aquél disparo, aquél gol, cambió el rumbo de la Real Sociedad.

Nos salvamos con 3 jornadas de margen, y los últimos dos partidos no jugamos a nada. Montanier, discutido y mucho durante el verano se mantuvo en el cargo, básicamente porque la directiva no quería empezar un proyecto de 0. Se le dio “confianza”, un nuevo año. Se habían visto los primeros toques de Illarramendi, con el 20 en la espalda. Salía de Zubieta alguien para suplir la mala elección de Mariga, Ruben Pardo. Con su 27, deleitó a más de uno en la grada. Agirretxe cogía la forma. Antoine se afianzaba como la perla de Zubieta desde quizá Xabi Alonso. Vela marcaba y sonreía. Bravo seguía a lo suyo, De la Bella creció y la Real presentaba un buen plantel. El sorteo aquél verano, nos deparó empezar en el Camp Nou. Muchos decían que el mejor sitio para empezar. Otros que el peor. Nos cayó la del pulpo. 5-1, fácil, y el equipo no daba buenas sensaciones. A Montanier se le lapidó por decir que nuestra liga empezaba después. En la jornada 10, con un 0-1 en contra en Anoeta por el Espanyol, Montanier volvía a visitar Andalucia, Málaga en este caso, con un revolver lleno apuntándole a la sien. Las múltiples bajas hicieron que Montanier tuviera que tirar de “los bajitos”. Y como olvidar aquél partido. Al primer minuto ya ganábamos, vestidos con aquél naranja que tanta suerte nos dio, con un gol de Vela. Heredado ya el 11 del eterno capitán, los bajitos hicieron virguerías para llevarnos los 3 puntos del Sur al Norte. Montanier salvó la cabeza. Empezó entonces, un devenir por la Liga que NADIE, NADIE hubiera esperado, ni siquiera los más optimistas. Hasta la visita a Getafe 6 meses y 25 jornadas después, la Real solo dejó de ganar puntos en un partido. En el Bernabeu, 4-3. En todos los partidos, puntuó, y en muchos sacó 3 puntos. Los más agoreros ya habían saltado del barco, y pedían volver a entrar por la puerta de atrás. Entonces, con aquellos partidos en los que la Real se dejó 5 puntos entre Getafe y Sevilla, no meterse en Champions ya era un desastre de temporada. Llegó por suerte, una exhibición en el Pizjuan, un empate sobre la bocina de Xabi contra el Madrid, y el momento del “Tambor de Oro” Alvaro Negredo y la certeza del niño de Macon para hacer a Guipúzcoa entera, llorar de emoción como no lo había hecho desde hacía casi 3 años, en Junio de 2010. La Real, cerraba la Liga de los 100 puntos de Mou con 66 puntos, 18 victorias, 12 empates, 8 derrotas, 70 goles a favor, 49 en contra / 1,73 puntos, 1,66 goles a favor y 1,28 goles en contra por partido, 47% de victorias, 32% de empates y 21% de derrotas. Las similitudes con el ascenso, de miedo.

Montanier había comunicado ya que no seguía. Los que lo habían crucificado hacia año y medio pedían a gritos su renovación a la directiva y luego tacharon al francés de pesetero. La directiva, recibió el “no” del “Tata” y activo su plan C: Jagoba Arrasate. Los eruditos, alababan la valentía de la directiva, se apostaba por alguien de casa, muy buenos informes interiores y su buena relación con sus jugadores eran dos buenas balsas en las que flotar en aquél mar de turbulencias previo a volver a jugar Europa por la puerta grande.

Llegaron un par de nombres, y la salida de Illarramendi. El golpe fue duro, aunque las arcas del club recibieron con una sonrisa aquellos 30 millones de euros. Llegó Seferovic para incógnita de todos, los que lo veían entrenar hablaban maravillas de él en Agosto. Luego se cerraría la llegada de Esteban Granero, seguro de vida, pelotero, conocido por todos. La plantilla era compensada. Las bajas de Ifran, delantero, se había suplido con Seferovic, y la de Illarra, mediocentro, con la de Granero. Estábamos como estábamos, y con 30 kilos más en el banco. El 9 de Agosto la fortuna quiso que tuviéramos que medirnos el cobre el Lyon si queríamos volver a disfrutar de la Champions League en su plenitud, pero antes, Getafe.

El 17 de Agosto, sábado, empezó para la nueva Real de Jagoba la temporada. El martes siguiente se iba a Lyon a jugar aquél trascendental partido, pero empezar bien en Liga, con buenas sensaciones parecía vital. Aquél partido coincidimos muchos en la grada, que no había sido el partido 1 del nuevo año. Había sido el partido 39 de la temporada pasada. La Real jugó de maravilla y por momentos bailó al Getafe. El equipo fue despedido con una ovación de gala al grito de “We are Champions League” Todo eran elogios, buenas palabras y sensaciones para la “Real de Jagoba” que estaba claro que iba a dar el callo. 4 días después, sucedió lo más maravilloso de lo que llevamos de temporada. Estadio de Gerland, 0-2. Solo los que estábamos allí supimos lo que fue aquello. El empate contra el Elche y el posterior 2-0 de vuelta en Anoeta al Lyon daban todavía más palabras buenas para Jagoba y su Real. Estábamos en Champions, nada sencillo teniendo en cuenta el cruce de la previa. Estábamos con 4 de 6 en Liga, y con 8 partidos ilusionantes por delante.

Y se acabó el cuento. Todas las glorias fueron pasadas. Todos los regalos a los oidos se convirtieron en gritos, y todo lo rosa se volvió negro como el carbón. Jagoba no tenía ni idea de fútbol. Los que rezaban por no repetir aquella temporada 03/04 en la que sufrimos por no bajar, ya no se conformaban con volver a Europa, objetivo marcado por el club. Se quería más, había que volver SI o SI a Champions, como si aquello fuera dar un paseo por la Concha a la luz de la luna. La Real cerró la primera vuelta con una derrota estrepitosa en Villarreal, 5-1, entre medias de una eliminatoria de octavos de final de Copa que por cierto, superó. La Real cerró sus primeros 19 partidos de Liga con el siguiente balance:

32 puntos, 9 victorias, 5 empates, 5 derrotas, 36 goles a favor, 28 goles en contra / 1,68 puntos, 1,90 goles a favor, 1,47 goles en contra por partido, 48% de victorias, 26% de empates, 26% de derrotas

La temporada anterior el balance era:

26 puntos, 7 victorias, 5 empates, 7 derrotas, 28 goles a favor, 25 en contra / 1,36 puntos, 1,47 goles a favor, 1,31 goles en contra por partido, 37% de victorias, 26% de empates, 37% de derrotas.

Vamos, lo que viene siendo UN DESASTRE.

La Real había jugado 3 competiciones hasta entonces. Una deplorable Champions en un grupo trampa, había superado al Algeciras con claridad en dieciseisavos de final de la Copa y estaba a punto de superar al Villarreal en octavos.

Vamos, lo que viene siendo UN DESASTRE.

Pasaron las jornadas, se seguía adelante en la Copa. adelante también en la lucha por Europa, pero se seguían criticando las rotaciones de Jagoba, el estilo de juego, que el equipo no transmitía lo del año anterior. Y así, se llegó a ayer.

Ayer se empató en Pamplona, resultado que por otro lado también se dio el año pasado (0-0 contra 1-1 de ayer). Estamos ahora mismo sextos, a 6 puntos del cuarto clasificado contra el que todavía tenemos que jugar, y que todavía tiene que visitar el Camp Nou, mientras que nuestro partido más complicado es este sábado, contra el Real Madrid, en casa.

Tenemos en datos objetivos 50 puntos (-4 respecto al año pasado), 14 victorias (-1 respecto al año pasado) 8 empates (-1 respecto al año pasado), 9 derrotas (+2 respecto al año pasado). 54 goles a favor (-3 respecto al año pasado), 44 en contra (+5 respecto al año pasado).

En contraposición, hemos alcanzado semifinales de Copa, hemos soñado con una final, (incluso hay quien vaticinó un título), hemos jugado y disfrutado la ilusión de la Champions, (porque yo me subo al carro de la Champions no se disputa, la Champions se disfruta), y vamos a jugar a final de año 14, repito, 14 partidos más que el año pasado. 14 partidos, un 37% más de temporada que el año pasado. Y si, seguimos en la pelea por Europa, y por la Champions.

Me vais a perdonar que intente infravalorar la opinión de aquellos que pedían que en Champions jugáramos SIEMPRE con los mejores. Me vais a perdonar que intente infravalorar la opinión de aquellos que pedían que en Copa jugáramos SIEMPRE con los mejores. Y me vais a perdonar que intente infravalorar la opinión de aquellos que pedían que en jornadas de 3 partidos en 6 días jugáramos SIEMPRE con los mejores. Los mejores, van a jugar de media un 37% más de minutos que el año pasado. Si no son más, se verá a final de temporada. Si los mejores no descansan, dejan de ser los mejores. Es ALARMANTE la bajada de tensión, calidad y esfuerzo de una estrella como Griezmann las últimas 4 jornadas. Es ALARMANTE el bajón que ha pegado Vela de liderar al equipo en 8-10 jugadas por partido a conducirlo en 4-6. Es ALARMANTE el bajón físico de Mikel Gonzalez, Carlos Martinez, David Zurutuza respecto a la pasada campaña. La lesión de nuestro lateral izquierdo que ha dejado fuera de combate 3 meses. La lesión de ligamento cruzado que ha dejado a nuestro fichaje estrella fuera para 4/5 partes de la temporada.

Pero hay que sacar SIEMPRE a los mejores. Porque en Liga nadie rota, porque en Champions nadie rota, porque en Copa nadie rota. Porque los demás equipos están compuestos por superhombres con baterías recargables de energía solar.

Me vais a perdonar que le de algún mérito al entrenador que está conduciendo a la segunda mejor Real Sociedad en Primera División desde hace 10 años. Que de algún mérito al entrenador que nos hizo disfrutar lo que nos hizo disfrutar en Gerland, y sin irme tan lejos, hace mes y medio en Anoeta contra el Barça. Porque parece que muchos han olvidado que es el MISMO entrenador que plantó cara tácticamente al todopoderoso Barça de Messi, Neymar, Xavi e Iniesta. (entre otros). Porque parece mentira pensar que Jagoba le den los palos que le están dando, y al Sur, en Nervión, a Emery le quieran poner una estatua cuando echándole un 2ªB en Copa, y estando con medio pie fuera de los cuartos de UEFA, tiene a su equipo en Liga EMPATADO con nosotros con estrellas también de talla mundial como Rackitic, Reyes, Bacca o Gameiro.

Siempre queremos más. Pronto olvidamos lo que era ver partidos como el que ayer tuvo que ver el aficionado de Osasuna, sabiendo que el gol de Oriol Riera no es más que “el punto de la fe”. Pero ayer también palos al entrenador que dice, que contra el Madrid “no tenemos nada que perder”. El objetivo es volver a Europa. El 4º a 6 puntos, el 5ª empatado, el 8ª a 10 puntos, pero la gente pidiendo avionetas de “Jagoba kanpora” sobrevolando Anoeta el sábado.

Que triste es vivir así. Que triste es pensar que “el vecino del segundo sabe más de fútbol que el bilbaino este de los cojones”. Que triste es pensar en que la plantilla de la Real da para entrar en Champions sin contemplaciones. Que triste es olvidar de donde venimos. Nos quejamos de aficiones como la del Valencia cuando en casa, tenemos gente que sigue pensando que no ganar todos los partidos que no sean Barça, Madrid y Atleti por 5-0 es un fracaso.

Que confundidos nos tienen los grandes. Los que ganan 30 partidos al año, hacen 100 puntos y tienen presupuestos de 500 millones. Nuestro fútbol no es otro que el de la lucha, el de la brega, el de dejarnos los huevos en el campo. Y si no damos el 100%, no somos más que Valencia, Villarreal, Athletic, o Sevilla. Pero aun no siendo más, peleamos por cotas que no hemos peleado desde hace 30 años. Meternos en Europa dos años consecutivos.

Mientras vosotros viváis intentando derrumbar la casa que hemos construido los últimos 5 años, dando palos a los jugadores y entrenadores partido tras partido, yo seguiré disfrutando del sueño de ver los colores de mi corazón paseador por Europa. Y si, me da casi igual sea en Old Trafford, en Gerland, o en el Red Bull Arena del Salzburgo. Europa siempre es un sueño, y si no, que se lo digan al United, que el año que viene tendrá que verla desde casa, mientras nosotros, con “el que no tiene ni puta idea de fútbol” veremos jugar a nuestro equipo entre semana. No se si será los martes y los miércoles, o solo los jueves. No se si será en el sueño de la Champions o en la ambición de la Europa League. Cada cual tiene su particularidad. Si bien no es posible soñar con ganar la Champions, por qué no pensar en una final europea de Europa League.

Seguimos luchando, partido tras partido.

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 31 marzo 2014 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: