El esperpento de Anoeta

Tengo 25 años. Soy socio de la Real desde Julio de 1993, es decir, esta es mi vigésima primera temporada como socio de la Real. Desde el primer día, la inauguración de Anoeta el 13 de Agosto de aquél mismo año, he ocupado un mismo lugar en la grada, un mismo sector, una misma puerta de entrada. Desde aquel día seguro que son menos de una docena las veces que he faltado a Anoeta. He vivido de todo. Ridículos en Copa, goleadas de Liga, alegrías inmensas como el 5-0 al Athletic, el 4-2 al Real Madrid, un ascenso, un centenario. Por contra, he vivido momentos muy tristes. El penalty de Savio, el no ascenso del primer año de Segunda, un debut nefasto en Segunda División, partidos con frío, lluvia y hasta nieve en Segunda…. Por mi al rededor han pasado todo tipo de personas, y personalidades también. Cerca de mi se sentaba Txema Vitoria, más conocido como “Txiribiton”. Cerca de mi se sienta cuando no tiene equipo Gonzalo Arconada, y detrás su hermano, una leyenda de la Real y del fútbol en general, Luis. Cerca está Javier Expósito, uno de los culpables de que la Real sea lo que es. Y detrás de mi se ha sentado un socio del Athetic, y delante una familia entera, y a mi lado amigos, familia e incluso algún que otro impresentable. Al otro lado del pasillo está el de los “petas” que hace tiempo que los dejó, pero que ahora se fuma medio paquete cada partido. Delante, padre e hijo que nunca podrán decir que no son familia. Un poco más atrás, Pablo, el que sigue intentando venir con la mujer al fútbol y que de los espectáculos que monta, su mujer siempre acaba yéndose antes del partido. Y justo detrás de mi Jaime, entrando ya en años, poco a poco pudiendo ir menos con su padre pero que sigue como hace 20 años, cuando cada domingo me traía un chupa-chups al campo.

Soy socio de la Real desde hace 20 años, y creo que nunca he pasado en Anoeta, la vergüenza que pasé ayer. Y no, no hablo del partido ni de la Real.

Ayer por segundo partido consecutivo, los rituales no fueron tales, y todo cambió un poco. Mi padre, hizo de buen hijo y fue a visitar a mi abuela. Yo, recogí a mi amigo y ya casi famoso Juan, y a su acompañante de ayer. Un amigo suyo, buena gente, culé pero realista aunque es de esas mezclas que no puedo entender muchas veces, es de la gente con la que se puede hablar sin que te saquen de quicio, y hoy en día, escasea esa gente. Hablamos de la situación actual de la Real, de como da pena ver gente yéndose de una Anoeta en Champions, de como da grima la gente que no hace más que echar mierda al equipo, de como sobran muchas y muchas de las críticas a este equipo, de como la gente vive en un Mundo que no es el Real. Y quién nos lo iba a decir, que estábamos a punto de asistir a un buen ejemplo de esa situación.

Nada más entrar al campo y empezar a bajar las escaleras, me embarga una sensación extraña. Oigo por megafonía una voz conocida, y tardo unos segundos en darme cuenta de que acabo de hablar con el cantante de esa canción. La canción oficial del Kilometroak ’13 a todo trapo en Anoeta, y el cantante, sentado a mi izquierda.

El partido empezó con ritmo, la Real ponía el movimiento de balón, el Sevilla estaba replegado y salía con velocidad. La primera importante fue para la Real, y fue casi la única que tuvo Carlos Vela, también conocido este año como Carlos V. Una internada por banda derecha, superando a su marca y entrando en el área mientras le agarran del cuello para frenarlo. El línea no lo ve claro, el árbitro mira pero tampoco señala los once metros, y en la grada la sensación es que si se cae, hay penalty. Casi acto segudio, la llegada del Sevilla con un pase en largo de Ivan Rackitic, que es de lo poco que tiene el equipo hispalense, para un control espectacular de Jairo y batir la portería de Claudio Bravo. 0-1, mazazo, silencio en Anoeta. Unos diez segundos tarda la afición en reaccionar y empezar con los clásicos gritos del Real Real. Era el minuto 20 cuando hacía su aparición casi por primera vez de manera fuerte, la opinión totalmente inverosimil del Calvo Cabrón al que estoy pensando en dedicar directamente un post un día de estos. Fue en ese minuto, cuando empezó el esperpento que viví en Anoeta ayer.

Ayer mientras la Real dejaba para mi, una imagen que el año pasado ya hubiéramos querido a estas alturas de temporada, la grada enloquecía. Enloquecía por que no veo otra forma de describir que en el minuto 25 la afición pite a su equipo. Pitos, en Anoeta, a un equipo que se ha metido en Champions. Ayer, en la charla de antes del partido, el amigo de Juan apuntaba, que la afición de la Real se está volviendo como la del Valencia, y creo que no hay mejor manera de describirlo. El año pasado se habló mucho de la “Mestallización” para referirse a la reacción del equipo que vino a raiz del 2-5 de Mestalla. Yo este año, lo uso para referirme al cambio radical que ha pegado una afición que yo siempre tuve rigor y bases para defender que era una de las mejores de España, y que estas jornadas me esta desesperando a la vez que decepcionando. Empieza a haber gente que va a Anoeta a pasar el rato, a soltar la frustración que se le genera en casa, o simplemente a comportarse en el fútbol como chimpancés y gorilas sin educación alguna, con respeto para ellos por supuesto. Los gorilas y chimpancés digo.

Ayer el C.C. estaba “on fire”. Un “coleguita” se colocó justo detrás de él, y eso siempre ayuda para crecerte. Después del par de cortes recibidos por nuestra fila y la llamada de atención de rigor del que se sienta a su lado, ayer procedió a explayarse para desesperación e incredulidad de los que nos sentamos debajo de él. Además de no tener ni idea de fútbol, llega a crispar los ánimos de los demás a la hora de descalificar una y otra vez a todos los jugadores, ser irrespetuoso con el rival, llamar de todo a los realistas y con el añadido ayer de que se vieron mas “hostias” que en Misa Mayor. Yo no entiendo a esta gente que se comporta de manera totalmente Neandertal en el fútbol como si estuvieran viéndolo solos y sin compañía. La vergüenza ajena que sufrí ayer al ver comportarse a esta banda de sociálmente retrasados no fue normal.

La Real mientras seguía dando visos de buen fútbol. Aunque al amigo de detrás no le gustara demasiado, Jagoba mantuvo en once en el campo, con la ligera variación de que adelantó algo a Vela formando casi un 4-4-2 clásico en busca del gol. La inclusión de Seferovic al partido le dio a la Real el revulsivo que buscaba o que necesitaba, ya que el “italiano” dio además de calidad un soplo de aire y una nueva variante en ataque. Un remate de Vela al palo precedió la jugada del gol de Antoine que parecía que no entraba. Un francés que sin duda al de detrás tampoco le estaba gustando para variar. Antes de esas dos ocasiones, el Sevilla había perdonado por dos veces la sentencia. La primera, todavía durante los primeros 45 y la segunda, una gran “salvada” de Claudio para mantener a su equipo con opciones. El empate llegó junto con la reacción del equipo y entonces si, la de la grada. En el momento fácil, cuando el equipo viene de abajo arriba, entonces es fácil aplaudir. Cuando el equipo lo está pasando mal, cuando necesita el respaldo y el apoyo de la afición es cuando hay que levantarse y recordar, que este año es para sufrir, y que para disfrutar ya estuvo el pasado, y que por ello, en recuerdo al año pasado, este grupo merece el apoyo.

La Real lo intentó. La defensa tuvo un día sólido con el impás del gol. Markel vuelve a ser el chico de “soluciones para todo” y Pardo se va asentando poco a poco. Ayer se echó de menos al mejor Zurutuza, falto de ritmo y que no entró en el juego además de fallar casi todos los pases que dio en los diez minutos que jugó. Ayer la Real se dejó el alma, mientras en la grada principal se seguía viviendo el esperpento de una cuadrillita de 3 machitos que esperaban al minuto 80 para volver a protagonizar un momento chimpancé cuando silvaron y vitorearon a una chica que fue a por una cerveza escaleras arriba.

90 minutos que solo dieron para un empate y para pasar, el peor rato de mi vida en Anoeta, pasando vergüenza de la afición en general a la hora de pitar al rival, y de los vecinos en particular, dando una muestra de que desde luego, para recibir el carnet de socio de la Real habría que pasar un examen, no se si de conocimiento futbolístico, pero se de comportamiento social y civismo.

La Liga no para, la Champions tampoco y el próximo post será desde Dublin, donde si que hay gente que merece estar en Anoeta y no puede. Ya podrían cambiar las tornas. Veremos lo que es capaz la Real en Alemania el miércoles. Veremos lo que somos capaces de traernos de Vallecas el sábado, y veremos que es lo que pasa en la semana de descanso que vendrá después, antes de volver a afrontar una racha seguida de partidos importantes. Valencia en Mestalla el sábado 19, Manchester en Old Trafford el miércoles 23, Almería en casa, Valladolid fuera y otra vez Osasuna en casa, recibir al Manchester y viajar al Bernabeu. Será una racha de 7 partidos en tres semanas que posiblemente coloque a la Real en un puesto en la tabla que ya nos empiece a decir que es lo que podemos esperar de esta Real de un Jagoba al que le siguen cayendo palos, y posiblemente se este arrepintiendo de meterse en un “fregao” como este. Que bonito era todo en Junio, y que de mierda estamos sacando ya en Septimebre. Espero que no nos arrepintamos de estos momentos dentro de 4 meses cuando pensáramos que hubiera sido bonito estar más cerca del equipo.

Casi un mes para que el fútbol vuelva a Donosti, veremos si en ese tiempo me da para olvidar el esperpento de Anoeta.

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 29 septiembre 2013 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: