Otra oleada de esas

Domingo, 14 de Abril, día de la República en España. Son las 8.55 cuando el despertador suena. Por delante, un domingo de los más variado. Desde China a Madrid pasando por Irlanda y volviendo a Tolosa para adelantar algo de trabajo, antes de reencontrarme con París. Suena el despertador pero no hay fuerzas como para levantarse de la cama. La solución es sencilla, arrimar el portatil a la cama y ver las primeras vueltas en el ordenador, con un ojo abierto y el otro intentando acordarme de como acababa mi sueño.

La salida de la carrera inmejorable, el rival más complicado de Alonso se queda en la salida y se coloca segundo. No tarda ni 5 vueltas en adelantar a Hamilton y en coger el liderato de la carrera. De ahí al final, las pérdidas del primer puesto solo es los pasos por boxes. Adelantamientos buenos pero fáciles, sin complicarse la vida, sin arriesgar en exceso, y 25 puntos para Ferrari y el asturiano.

En medio de todo eso desayuno de por medio, empieza a sentirse el previo a un partido importante. Conexión Dublín para intercambiar opiniones, una ducha para entrar en juego, la camiseta preparada y el sofá en posición. Alvarez Izquierdo pita el inicio de un nuevo paso hacia el cielo.

Y volvemos a ver a la Real. A esta Real de este año. La de los “uyyyy” la de los “joder si eso entra” o la del “vaya centro, si llega Agirretxe….” Esa Real que nos hace levantarnos cada 5 minutos del asiento, de posesión, de toque y contragolpe, de acción tras acción de peligro y de movimiento constante en el flanco ofensivo. 4 hombres por encima del resto. Un inconmensurable Illarra, que está en todos los lados, un vertical Vela, sacando faltas y peligro de donde solo había un despeje. Un renovado Griezmann que esta volviendo a coger la forma, y un enrachado Agirretxe, no tanto por los goles sino más por el juego del equipo y su colaboración en él. 

Y con esas llega la primera, a la que Agirretxe no llega y Vela le faltan dos números de pie para meter dentro de la portería de Rubén. Y en estas la segunda, muy parecida. Una pérdida del Rayo, un balón que recibe Griezmann, una prolongación hacia De la Bella que entra como dice el tópico “como cuchillo en la mantequilla” y un centro preciso que Imanol, “Imagol” de aquí en adelante, empuja con zurda al palo largo de Rubén. 5 minutos de juego, la Real ha creado dos ocasiones y ha materializado una. Imagen de Monty en el banquillo, pide cabeza. 2000 locos, 2000 fieles, 2000 afortunados vibran en el corner de la grada de Payaso Fofó con el gol del de Usurbil, con el gol de la Real, con el gol de Gipuzkoa, con un gol que sigue acercando un sueño inalcanzable, a las manos de los seguidores realistas.

Y casi sin tiempo, Paco Jemez manda a calentar a dos hombres. Y casi sin tiempo, un balón colgado al área, la defensa sale y el balón a Charly que pone lo que sin duda es un pase medido, preciso y perfecto a >Xabi Prieto (o lo que en el argot futbolístico se conoce como “pelotazo”) que la baja, encara, la pone y vuelve a llegar Imagol para hacer el 2 en el tanteador visitante. Minuto 13, la Real una vez más, dejando finiquitado el partido en 10 minutos, como contra el Valladolid, como contra el Málaga…. La Real volviendo a imponer su ley y Jemez haciendo un doble cambio en el minuto 15. 

Y a partir de ahí, solo hubo un partido de fútbol. El Rayo intentaba mandar, la Real jugaba con cabeza y templaba ánimos, cerrados atrás con la intención clara de que el equipo no se partiera, jugadores como Vela y Griezmann ayudaban en defensa, así como Illarra se sumaba al ataque dejando a Markel atrás y liberándose de las tareas defensivas principales. Antes del descanso, un par de tímidos intentos del Rayo en un par de disparos que Bravo hizo suyos sin mayor problema. 

Tras el descanso, más o menos lo mismo de la primera parte. Si es verdad que la posesión fue algo más del Rayo, pero teniendo en cuenta la situación física de los estiletes realistas como Vala, Griezmann e Illarra, que menos que bajar un par de revoluciones el motor y asegurarte de no romperte de cara a los dos próximos partidos que van a dar el espaldarazo definitivo a las aspiraciones realistas. El último cambio de Paco Jemez dió entrada en el campo a un Andrija Delibasic, viejo conocido de la afición realista y que pugnó por el puesto con Agirretxe en su día. Cabe destacar para todos aquellos que dudaban del “9”, donde está el bueno del Montenegrino (suplente en el Rayo) y donde el de Usurbil. Hasta el final del partido, todo lo que a mi parecer tenía que pasar. Ovaciones constates de la afición realista a Iñigo, Illarra, Vela, Griezmann, Xabi, Bravo y compañía. La 5º amarilla de Illarra que le da descanso en Pamplona y que parecía que la estaba buscando, que le dejará además una semanita más para recuperar bien de su lesión de esta semana. La mala noticia del día, minutos para Elustondo. Entró también Chori, buenos minutos, e Ifran, que lo mejor que hizo fue una ayuda defensiva. El partido, no tuvo mucho más que esos 10 minutos de arreón realista, pero que son suficientes para ponernos con 54 puntos. ¿Las conclusiones? Las que siguen…

La Real es cuarta, a 4 puntos de los 5º y 6º clasificados, a 10 del 8º y 9º y con 21 puntos por jugarse, de los cuales 9 se juegan en Anoeta (Valencia, Granada y Real Madrid) y 12 en Pamplona, Getafe, Sevilla y Deportivo. Hagamos cuentas de la lechera, una vez más. La media de puntos de la Real nos dan una proyección de 66 a final de temporada, es decir, 12 más. La media de la Real de la segunda vuelta nos dan 70 puntos a final de Liga, es decir, 16 más. Más que de números, soy de realidades. De los 9 puntos en juego en casa, sería clave, increíble, casi exultante, sacar 7, es decir, no perder ninguno, y además, a poder ser, que el empate no se produjera contra el Valencia. De los 12 puntos de casa, me conformo con sacar 6, que son pocos a priori, son la mitad, y la Real este año va por encima de la media, pero me contentaría con ganar 13 puntos de aquí a final de temporada, es decir, acabar con 67. 

Voy más lejos. El Atletico tiene a esta hora de la tarde, cuando las letras de este post se van apareciendo en pantalla, 62 puntos, 8 más que la Real a falta de jugar en Granada. Aun dando al Atletico el beneficio de la duda, y colocándolo con 65 puntos, ojo. Granada, en Sevilla, Madrid, en Coruña, Barça, En Vigo, Mallorca, y en Zaragoza es el calendario de los colchoneros en lo que resta de temporada, con el gol average particular igualado, y el general en -8, es descabellado pensar que el Atletico no asegure esa tercera plaza, pero si existe la más mínima relajación colchonera, van a pasar unos partidos bastante apretados sobre todo si Mallorca Celta y Zaragoza no salen de la zona de abajo o no están matematicamente abocados a la segunda división.

Y quien no quiere soñar? Y quien no cree en este equipo? Porque seamos serios, cualquier otra Real, la de otros años, con resultados favorables, con resultados para dar el paso definitivo hacia el salir del agujero otros años, siempre las liaba en los partidos del día siguiente. En los partidos clave, en los enfrentamientos directos, en esos de jugarte el todo por el todo, la Real era dubitativa. Y ahora? Ahora la Real sale a morder, sale a comerse la hierba, a destrozar al rival, a meter miedo minuto 1 y no dejar duda de que el equipo superior ahí es el que va de txuri urdin (naranja en su defecto) ese equipo que lleva 3 partidos de los últimos 4 decidiéndolos en 10 minutos (Valladolid, Málaga y Rayo) ese equipo capaz de voltearle un 0-2 al Barça, de tutearle al Madrid, de meterle 5 en Mestalla al Valencia, de ganarle al Málaga allí y aquí, de plantar batalla en todos los partidos de las últimas 21 jornadas y que solo ha perdido un partido, el de Chamartín, en esos 21 partidos. 

Esta Real es la que va el domingo, 19.00 horas al Reyno de Navarra, al campo maldito desde un agónico Junio allá por el 2007, donde con 2-0, fue la última vez que nos dejamos ver, ese campo que nos quiso y ya no nos quiere, y donde tenemos que clavar la espada, la bandera que deje claro que vuelve a ser tierra conquistada. Por que significará y dará el color de final al partido del siguiente fin de semana, el del Valencia, en el que Anoeta se debe de llenar hasta la bandera, en el que Illarra ha querido estar, en el que Vela tiene que salirse, en el que Imagol tiene que estar fino, en el que Mikel e Iñigo tienen que ser un muro, Carlos y Dela unos misiles, Bravo un felino… y la afición, el jugador numero 14 (porque el 12 y el 13 son los kinder del “2”)

La Real vuelve a estar a las puertas de la gloria, a las puertas de un nuevo sueño, 12 partidos, 28 puntos, 4 empates, 8 victorias, 0 derrotas, y 7 partidos por jugarse. ¿Quien dijo miedo, habiendo hospitales? 

Todos a una, porque otra oleada de esas, y el año que viene oiremos el sonido más placentero del fútbol. Otra oleada de esas, y volveremos a ser el centro de Europa los miércoles. Otra oleada de esas, y la Real volverá a vivir un sueño. Otra oleada de esas, y el sueño, será Real.

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 14 abril 2013 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: