Baño, masaje y a por el colchón

¡Qué partido!

Sería un gran titular, o un gran resumen al partido vivido el domingo a las 21 en Anoeta, ¿no os parece?

Dos equipos, de juego, de esfuerzo físico, de contención y arranque, de entrenadores valientes en su medida, de calidad, de toque, de clase, estilo marcado y ofreciendo uno de los mejores espectáculos que se puede ofrecer en un campo de fútbol. 6 goles, 3-3, y aunque no podamos decir “contentos” ambas aficiones, ambos equipos, satisfechos con lo que habían hecho en los 90 minutos de juego.

Y eso que al descanso no parecía que aquello fuera a funcionar muy bien. La Real, a punto estuvo de verse sorprendida al escaso minuto de juego, con la primera intervención de la defensa, que casi ve como el primero cae antes de los primeros 60 segundos. Después, un partido de tira y afloja, en el que el centro del campo de ambos equipos brilló por su ausencia en la mayoría del juego. La Real, llegando bien, hilvanando jugadas, pases y toque hasta llegar a la portería contraria. La primera buena, de Antoine, zurdazo a la escuadra de Adrián que ve como se cuela el balón, y es salvado por el banderín de un línea, algo falto de dioptrías. La segunda, un remate de cabeza de Agirretxe, que medio Anoeta vio dentro, y que solo una contra magníficamente ejecutada de los de Mel hicieron que cayera el primero del lado visitante. El mazazo fue terrible. El Betis, llevó la contra de libro y la Real nada pudo hacer. Donde podía haber estado el 1-0, marcaba 0-1, y Anoeta rugía. REAL!!! REAL!!!

La Real seguía jugando a lo suyo el centro del campo no fabricaba todo lo necesario pero la dinamita de arriba mantenía con vida a unos realistas que antes de irse al descanso, dejaron otro par de jugadas elaboradas que les hizo ganarse una ovación como hacía tiempo que no se daba en Anoeta, cuando el equipo va perdiendo. El Betis había jugado bien, y la Real también, poco más se podía pedir a los realistas, que habían dejado el alma sobre el verde. La reanudación sin embargo, no encajó en los planes de Anoeta. Un error de Mikel Gonzalez, daba la oportunidad de hacer el 0-2, que ya parecía algo más insalvable.

Y la verdad, la Real volvió a sorprender. Si bien en tono jocoso la grada comentaba, que si al Barça se le remontó contra el Betis sería más fácil, no dio casi al listo de turno a levantarse y llamar inútil a Montanier cuando Vela ponía la esperanza en la grada. Acto seguido, Iñigo Martinez volvía a recordar a Pepe Mel que es su pesadilla particular, justo antes de que Iglesias Villanueva se inventara un penalty en are bética que Xabi Priero transformó con maestría. El que hubiera apagado la tele en ese momento, tuvo que arrepentirse toda la noche. 12 minutos de una Real pletórica, llevada en volandas por la afición y que consumía al Betis jugada tras jugada. El infortunio, no quiso sin embargo dar un respiro a los txuri urdines, que sumergidos en el frenetismo de la remontada, seguían corriendo con el 3-2 como si aun necesitaran otro gol y más aun tras el empate bético. El físico pasó factura, y los últimos minutos no fueron para casi nadie, salvo para Carlos Vela. Llevaba 15 minutos sin correr, aparentemente muerto hasta que cogió un balón en banda derecha, se fue del lateral, de dos centrales y poco le faltó para culminar la hazaña. El mexicano está un nivel por encima del resto de realistas, y en la grada suspiramos porque al Arsenal le vayan bien las cosas, si no, a temblar.

Que no puedan hacer negocio con él es sin duda, un alivio, pero el Vela de las últimas fechas, tiene nivel más que suficiente para ser participativo en el Arsenal. Destacar también el arrojo de Carlos Martinez, la eficiencia de la anticipación de Iñigo, el físico de De la Bella, Markel, cortando todo lo que se podía cortar, y las ganas de Antoine hasta que físico le aguantó. Admirable la labor de la Real, que se ganó bien la jornada de descanso del día siguiente.

Hechos polvo, o parecido. Así tuvieron que terminar los 22 protagonistas de la auténtica exhibición futbolística que pudimos disfrutar el domingo en Anoeta. 11 realistas, desfondados, ovacionados al final como héroes que se han dejado la piel pese a no conseguirlo. Es el espíritu, es el camino. La UEFA está a tiro, la Champions es un sueño, y en la Liga es donde hay que hacer que esos sueños sean realidad.

16 partidos desde la última derrota en casa ante el Espanyol, después, una única derrota, el Bernabeu. En medio, un sinfin de momentos por los que estar orgulloso de una Real a quien todavía los más ignorantes siguen dando palos por no ganar a un Betis, que si está donde está también es por algo, y que hace 11 días que dio a los realistas la mayor de las alegrías.

Bien chavales bien, que os aproveche el baño y masaje, y a por el colchón rojiblanco que nos espera en el Calderón.

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 5 marzo 2013 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: