Esperando al Fin del Mundo

Cualquiera que conozca un poco como actúa la Real ante acontecimientos venideros, tenía la certeza ayer al acercarse a Anoeta, de que la Real se iba a quedar con los 3 puntos. Como si no se podría entender, que un acontecimiento como el de hoy, en el que se va a acabar todo esto, sucediera tras una derrota de la Real. Tan amargas suelen ser las victorias, que estaba claro que no nos iban a dejar delebrarlas más de un día, y que mejor que asegurarse el fin de toda existencia para lograr la última victoria, y hacer pensar a sus aficionados que el futuro que espera, es bueno.

No es que me de pereza comentar los partidos de las últimas jornadas, es solo que no cabe recalcar mucho más de lo que hemos podido ver hasta ahora. Esta temporada nos ha dejado 10 jornadas de incertidumbre, en las que las apariciones de gente como Markel, Elustondo o Estrada eran demasiado permanentes. La punta de la lanza era para el “9” de la Real y el juego era algo mediocre. Sigo pensando, que más que un golpe de tuerca del entrenador, las bajas constatadas hasta entonces fueron las que pusieron a Montanier entre la espada y la pared, obligándole sin duda a tener que poner en liza a sus mejores hombres, aunque el no pensara así. De esa manera, asomaron Pardo y Carlos Martinez en un comienzo, e Ifrán desde hace unas jornadas. El doble pivote Illarra-Pardo parece inamovible sobre todo en casa, y solo alguna pequeña rotación hace salir a alguno de estos dos del “once tipo” de la Real. La continuidad y la grada, han demostrado además del talento natural del rubio de Mutriku, que es un “4”. Un “4” que probablemente no haya visto la grada de Anoeta desde que Xabi partiera hacia tierras de Beetles, y abandonara su casa. Un “4” capaz de recuperar, organizar y pensar, un jugador dos en uno. Ifrán, se ha asentado por fin como un delantero de calidad absoluta, quizá todavía lejos de los números que ha de firmar un goleador en una temporada, pero sin duda demostrando que se asocia a la perfección con “esos locos bajitos”. La actitud y actividad de Vela no será la que nadie ponga en juicio, y solo recuperar la forma a Antoine es lo que le queda al de Macon. La defensa, con 3 piezas insustituibles en lo que va de campaña, se ha completado con la presencia de Carlos Martinez, que como cada temporada, esta yendo a más. Ayer, incluso nos dejó dos o tres detalles de calidad que asombraron y levantaron al respetable de Donosti.

Ni siquiera la sonada pitada del público ante el cambio de Zuru por Pardo inquietó al equipo, obsesionado con asegurarse de que los Mayas llegaran con el fin del mundo mientras estos tenían 3 más bajo el brazo. Xabi Prieto y Agirretxe parecieron no estar al tanto de la fiesta sorpresa a los aficionados, y fallaron dos ocasiones clamososas de que ayer el Sevilla saliera de Anoeta media horita antes de lo que lo hizo al final. Bravo, artífice de esto como de otras tantas muchas cosas, se aseguró de que no fuera así con un par de manos de esas que solo saca él en este equipo, por más que algún que otro periodista barriobajero se dedique a la manipulación de datos para hacer ver cosas que no pueden ser vistas.

Así pues, termina el año de la consagración de la Real como un equipo que ya no debe luchar por bajar, sino por asentarse en puestos medio-altos de la tabla. Termina un año en el que Montanier ha estado en más ocasiones de las que él mismo hubiese querido, más fuera que dentro de Zubieta. Termina el año de Illarra, de Pardo, de Ifrán. Termina el año del sueño de Vela, de la confirmación de Griezmann y de la autoridad de Iñigo y Mikel. Termina un año en el que De la Bella demuestra por qué es tan necesaria la competitividad en un equipo, en un grupo. Un año en el que se confirma casi al 100% que si Bravo no se retira como capitán de la Real, poco le faltará. Que hay futuro en la base, y que la pelea de todos por hacerse un hueco entre los once que visten la zamarra todos los fines de semana, mejora al equipo.

Termina un año, para los críticos y para los amantes de Montanier. Un año en el que dudas aparte, el trabajo es un hecho. Pongo en fila a todos esos que piensan que a la Real se le ha de exigir más, y los pongo en fila para ver dónde estábamos hace 3 años, y lo que se ha conseguido desde entonces. EUROPA es la palabra maldita. A todos se nos llena la boca al imaginar a una Real de nuevo por el viejo continente, y creemos que eso nos da derecho a pensar que un empate ante el Sevilla es un mal resultado. Un Sevilla que por cierto cuenta en sus filas con 5 internacionales españoles, 3 campeones de Europa y un campeón del Mundo. Algo tendrán que decir, digo yo. Críticos que ante un partido no del todo bueno en Granada, saltan a la yugular diciendo y calificando a este equipo, ese que dice ser el de su corazón de “banda de incompetentes ricos” y otro tipo de lindezas. No me voy a alargar intentando contradecir a todos los que como muchos que conozco, mezclan temas políticos, económicos y deportivos. Señores, esto es fútbol, y si no están de acuerdo con los pensamientos de los dirigentes, con los sueldos que cobran, o con el esfuerzo que hacen o no hacen los jugadores, dejen de verlo. Verán, como así se le acaba el chollo a más de uno. Pero por favor, no vayan con la bandera realista por la calle, porque si no, a los que realmente sentimos esa bandera como nuestra, nos incluirán en su grupo de especuladores y rajones.

Quiero puntualizar un detalle ahora que ya se hace de noche y parece inevitable la debacle mundial. Esta Real, acaba el año, que no la primera vuelta, con 25 puntos. Igualamos el registro mejor conseguido al final de una primera vuelta, desde el año del subcampeonato. Aquel año fueron 43 los puntos (12 victorias, 7 empates) y los 25 se volvieron a conseguir con Martín Lasarte en el banco a la vuelta a Primera. Lejos de mi pensamiento de que de Chamartín no nos volvemos con las manos vacías, mal lo tenemos que hacer para no acabar la primera ronda de esta Liga, con más de 25 puntos. Entonces, me pregunto yo: ¿Algo se estará haciendo bien?

El que piense y exija a la Real estar peleando por Europa año tras año, por favor, indicarle que esta no es la ruta. La suya, está en Valencia, en Madrid o en Barcelona, pero esto es Donosti, y lo raro, es coincidir dos veces en 5 años en una posición concreta de la tabla. Al que le guste, sabe lo que tiene que hacer, estar, hacerse notar. ¿Al que no? Por favor, cuanto más lejos mejor.

Feliz Navidad y Prospero Año 2013 a todos. Espero que disfrutéis de las fiestas. Yo mientras, sigo esperando al Fin del Mundo, al fin y al cabo, ayer, la Real ganó.

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 21 diciembre 2012 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: