No todos necesitamos un poco de Sur

Negro, blanco, negro, blanco, negro, blanco, negro…. no es la sucesión de un paso de cebra, ni de un código de barras, ni siquiera de un código QR. Es más bien del color del que se ve el futuro de la Real los lunes de cada semana, según y donde juegue.

La similitud es exacta, si analizamos la trayectoria del equipo este año. 4 partidos fuera de casa. Camp Nou, Mallorca, Levante y Betis. 0 puntos, 2 goles a favor (Camp Nou y Levante), 7 en contra (2 Camp Nou, Levante y Betis, 1 en Mallorca).

Cualquiera analizando estos datos, friamente y sin conocer nada más del equipo, diría que puede ser una mala racha, algo de falta de actitud fuera de casa, presión del ambiente lejos de Anoeta… MEMECES.

Echad la memoria hacia atrás, como si se tratara del pelo de Muñiz Fernandez. Os llevo hasta el 16 de Enero de 2010. Esa fecha, comienza una debacle, que no han sabido arreglar en 3 temporadas, 2 entrenadores, 1 presidente y más de 30 jugadores de fútbol. Quizá a alguno que me lea, se le haga pesado ver tanto número hoy, pero creo que la ocasión lo merece.

Desde ese fatídico día, la Real ha jugado fuera de Anoeta, sin contar los 4 encuentros de este año, y solo contabilizando Liga, 49 partidos de fútbol, con sus 90 minutos cada uno y en los cuales se ponen en juego, aunque a algunos no les parezca, 3 puntos en cada uno, que hacen un total de 147. Los números generales, que después pormenorizaré, son estos. 49 partidos jugados, 147 puntos en juego, 32 logrados, 115 perdidos a razón de 7 victorias, 11 empates y 31 derrotas. La Real ha encajado en esos 49 partidos, 94 goles en contra (casi dos por partido) y ha conseguido marcar 46 (menos de la mitad). Son números gordos, que desde luego, a nadie pueden gustar, ni en la grada, ni en el vestuario, ni en el banquillo, ni en los despachos.

Pero es que, si nos ponemos a analizar de manera concienzuda los datos, temporada tras temporada, no nos cambia el humor. En esa campaña tan perfecta que hicimos, que eramos “el Barça” de Segunda División, que nos sobraron 90 minutos para ascender y que nos creímos tan superiores a los demás, la segunda vuelta de la Real fue para echarse a temblar. 5 derrotas, 5 empates y una sola victoria. En Cadiz, y tras 9 partidos jugados fuera de casa sin ganar, y casi después de una vuelta completa. El año siguiente, el del retorno a Primera, los números no fueron mucho mejores, más bien peores. 15 derrotas en total, con 1 empate y 3 victorias, encajando 45 goles en contra y pudiendo marcar solo 22, reafirmando el dato de que el resultado tipo de fuera de casa de la Real es el 2-1. Esto, entre otras muchas cosas, le costó el puesto a Martín Lasarte. Un entrenador al que se le acusó, dentro y fuera del club, de poder enganchar a la afición a Anoeta, lograr que el estadio txuri urdin fuera un fortín, pero de falta de punch fuera de casa. La solución, Philippe Montanier.

Los números mejoraron el año pasado, casi en todos los aspectos. La Real consiguió reducir el número de derrotas a 11, y pudo elevar el de empates a 5, pero no pasó de los 9 puntos en victorias conseguidas fuera de casa, con 3. También le marcaron menos goles (35 contra los 45 de la anterior campaña), pero también marcó menos (17 contra 22), volviéndose a producir casi de manera matemática, el resultado de 2-1 en un partido con goles fuera de casa.

No soy un estadístico, ni pretendo serlo, ni llenar mi blog de números, y mil datos. Simplemente, mostrar una preocupación de un club, que en sus dos primeros años en Primera, tras el paso por el infierno, solo ha podido cosechar 6 victorias en 42 partidos fuera de casa, y marcar 41 goles, lo cual no llega al promedio de gol por partido. El sangrado de puntos fuera de casa es descomunal, pero fijándonos un poco más a fondo todavía en esos números, nos podemos llevar las manos a la cabeza.

La segunda vuelta de los campeonatos es aquella en la que se ve y decide, los equipos que pelean por mantenerse a salvo, y los que duermen plácidamente de Abril a Septiembre. En esta fase, la Real vuelve a ser criminal. Desde su regreso a Primera División, y otra vez, sin contar los 4 partidos a domicilio de este año, la Real ha sumado la friolera de 3 puntos en 19 partidos. 3 puntos conseguidos la campaña pasada en los estadios del Espanyol, Atletico de Madrid y Málaga. de 19 partidos, 3 empates, 16 derrotas, y ni una sola victoria. La Real de hecho, no vive una victoria en una segunda vuelta desde el 3-0 de Cadiz, el 4 de Junio de 2010. Son, 2 años y medio casi, sin ganar un partido fuera de casa en la segunda vuelta. Y es que Martín Lasarte en su estreno en Primera División como entrenador, no consiguió arañar un solo punto lejos de Anoeta en los 9 partidos que disputó en la segunda mitad de la competición.

Así pues, el análisis deja una sola cosa clara. Anoeta, es fundamental. Y es que un equipo que consigue en 75% de sus puntos en casa, solo se puede cimentar en su afición. La pregunta sin embargo, se nos viene a todos a la cabeza. ¿Qué ocurrirá en el momento en el que Anoeta comience a fallar? El destino de la Real está escrito, y está escrito sobre estas líneas, en forma de cifras. No habrá más remedio que mejorar fuera de casa, para que los 3 puntos que logremos aquí sepan a algo más.

Bien es verdad que quizá en anteriores temporadas, no se veía lo que se ve ahora. Un equipo que en casa juega con el cuchillo entre los dientes, que sale de tu a tu sea quien sea el rival, a tumba abierta, a jugar un partido de fútbol, 90 minutos. Lejos de Anoeta sin embargo, las sensaciones son las opuestas. Las de un equipo que juega al fútbol 20-25 de los 90 minutos en los que se debe disputar, y en los restantes trata de no encajar un gol (u otro gol). No creo que haya una fórmula matemática que aplicar a un equipo lejos de casa, ni que los jugadores tengan la culpa al 100% ni que esta sea del entrenador. Pero si tengo claro, que o entre todo el equipo técnico, plantilla y dirigentes encuentran una solución a este escape, o más pronto que tarde, nos volveremos a ver midiéndonos a rivales de segundo nivel como Elche, Ponferradina o Mirandés.

Y es que no a todos nos sienta tan bien viajar hacia el sur… preferimos quedarnos en el norte.

Sed buenos, o parecedlo.

Anuncios

Publicado el 10 octubre 2012 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: