No habrá paz para los sinvergüenzas

Dicen que es mas fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Dicen también, que quien no se consuela es por que no quiere, y que todo depende del cristal del que se mire. Todas estas frases sirven para saber, que nadie es imparcial en ningún tema, y que por tanto, la objetividad, eso que se pide a los periodistas, no existe. Y es que nadie puede ser objetivo sobre ningún tema. En el fondo, todos tenemos un bando en la guerra, unos colores en el campo, una rubia preferida a una morena, o una comedia ante un drama.

Me he dado cuenta hoy, que en este humilde blog que vengo llenando de ideas, de palabras que pasan inadvertidas para casi todos. Las visitas al blog son de amigos en su mayoría, y de alguien perdido por Internet buscando algo que posiblemente no pueda encontrar aquí. Sin embargo, de todos los posts escritos en este blog, de todas las palabras escritas por diferentes teclados pero por los mismos dedos, hay muy pocas que se refieran al tema que quiero tratar hoy. Y ese, es el de los sinvergüenzas.

Desde que hace unos años me tocara ser la tercera parte de un duelo, esa a la que todo el mundo odia en algún momento en su vida, me di cuenta de lo complicado que es impartir justicia, y dejar contentos a todos en todo momento. Más que difícil, de hecho diría que es imposible. De igual manera que es imposible ser imparcial, es imposible contentar a todos, y es que “nunca llueve a gusto de todos”.

Sin embargo, hoy por la tarde, un twit de un buen periodista (y cuando digo bueno, no me refiero a imparcial) alteraba mi página personal al comparar a Illarramendi con la lamentable actuación de José Mourinho con Tito Vilanova en la pasada Supercopa de España. Por si alguien no se acuerda, que lo dudo, me refiero a esto:

Y es que esa acción rastrera, de barrio, de barriobajero de un entrenador de un club SEÑOR como es el centenario Real Madrid, el mejor club del Siglo XX, le valieron dos partidos de sanción al bueno de José. ¡¡Ojo!! Siempre cumpliéndose en otras Supercopas. Además, metieron 600 € de multa. ¡Oh! 600 € de multa a un entrenador que cobra cerca de 15 millones al año. Creo que Mourinho lloró. Lloró de la risa quiero decir.

Bien, pues el mismo Comité de sabios que impuso esa terrible sanción a Mourinho, ese mismo Comité que le puso 1 partido de sanción a un entrenador que vio como un colega suyo le metía el dedo en el ojo, ese mismo Comité que sigue sin entrar de oficio en las salvajadas que hace Pepe practicamente domingo tras domingo en estadios de toda España, se reunía hoy por la tarde para dilucidar las sanciones de esta próxima jornada.

Empezando quizá con lo menos grave, pero para mi más bochornoso, este Comité se reunía hoy cuando normalmente lo hacen los martes por la tarde, a eso de las 17.30 de la tarde, para sacar las sanciones sobre las 20.00. Bien, curiosamente, esta semana, no se reunieron el martes, sino el miércoles al mediodía. Imagino que no tendrá nada que ver que ayer, a eso de las 18.00 jugara el Real Madrid partido de Champions League en Moscú. Eso sería de muy mal pensado. ¿O no?

Sigamos. No voy a basar la mala imagen de la Real en una sola jugada, ni a criticar a un árbitro por ello, por los motivos anteriormente explicados. No voy a decir por tanto, que Teixeira Vitienes se cargó el partido del Domingo al echar a la calle a Asier Illarramendi en el minuto 44, por una entrada por detrás. Me pueden poder los colores al pensar que esa entrada no es para roja directa, pero el razonamiento me parece lógico. Hay una intención de parar un contragolpe claro, con una entrada lateral por abajo y desde luego levantando la pierna. Eso, a esa velocidad, puede parecer roja directa. Bien. Ahí, disculpo al árbitro, pero, no desde luego, después de ver que esta entrada es amarilla.

Y es que los árbitros cuando se ponen esa camiseta amarilla, negra, roja o azul, o la que sea en su momento, saben distinguir perfectamente que equipos tienen delante, que entrenadores hay en el banquillo y que presidentes encabezan a los equipos. Teixeira, se tiró un mes en la nevera antes de pitar casualidad de la vida el partido de la Real, después de su bochornosa actuación en el Barcelona – Real Madrid de Copa. Si, aquel que le valió la visita de Mourinho a su coche para “felicitarle”.

Y habrá quien se pregunte: ¿Y qué pinta el Comité de Competición en todo esto?

Aparte de la vergonzosa situación de primar ver un partido por televisión a hacer esa reunión, una, que hacen semanalmente, para no hacer nada más durante la semana, este Comité con las imágenes a cámara lenta, y con el Acta del partido en la mano, han decidido sancionar con DOS PARTIDOS  a Asier Illarramendi, por textualmente “producirse de manera violenta con otro futbolista”. ¡Vaya! Parece ser que esa entrada es meritoria de la misma sanción que recibió Mourinho por su dedazo a Vilanova y mucha más sanción que Carvalho por una patada por detrás a la rodilla de Messi. Casualmente y para más información, los partidos que se pierde Illarramendi, una de las joyas en alza de la Real Sociedad, son los partidos en casa ante el Mallorca, clave para el devenir de una Real en el disparadero, y el partido del año en San Mames, donde se medirán en el partido más bonito de la segunda vuelta, los dos mejores equipos vascos.

Yo no veo fantasmas donde no los hay, y tampoco los veo donde los hay. Por eso no creo que el Comité quiera castigar en demasía a la Real, ni que Villar haya metido mano en esto, porque sería como ser del Barça o del Madrid, y llorar porque “siempre” benefician al otro, en arbitrajes, en horarios, o en comidas. Pero si que veo una falta de rigor en unos señores que no han hecho más que hacer daño al fútbol, favorecer a los dos equipitos de moda y cargarse todo lo que está alrededor de ellos, sin darse cuenta de que la Liga Española no podría sobrevivir sin los otros 18 equipos que la conforman por una sencilla razón. Madrid y Barça no podrían jugar contra nadie. A ver si nos damos cuenta de que los clubes pequeños, de que los modestos, los pobres como el Mirandes son los que consiguen la empatía de los aficionados neutrales, o que les da igual lo que hagan Barça y Madrid.

RFEF, LFP, y tenedores  y responsables de la explotación de los derechos audiovisuales de los equipos españoles: Tenéis que saber que lejos de camisetas blancas y blaugranas, de ídolos como Messi y Cristiano, también nacen chavales de provincia, que van los domingos de la mano de sus padres a ver a sus otros ídolos. Esos que se llaman Fernando Llorente, Imanol Agirretxe, Didac Vila o Jose Javier Barkero. Y que ellos, tienen en mismo derecho que los 80.000 aficionados que llenan el Bernabeu (cuando lo llenan) de ver un partido en una hora que no de GANAS DE LLORAR al aficionado que ha conocido las tardes de bocadillo de tortilla, lluvia y partido de futbol del sábado a las 8, o de tarde soleada y al fútbol del domingo a las 5.

BASTA YA de cachondeos por favor, en un país en el que la mitad suspiran porque no les echen de sus puestos de trabajo, hay quien se pasa su situación de 50.000 al año por el forro de las pelotas, y además de no cumplir sus obligaciones, amenaza a radios, grandes o pequeñas con meterles a la justicia si no dejan de querer hacer su trabajo. Cuanto cachondeo hay en este sitio. No me extraña que los franceses se rian de España, ya que no dan más que motivos para que esto pase.

VERGÜENZA

Anuncios

Publicado el 22 febrero 2012 en La vida es algo más. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: