La trampa antes que la ley

Ya hace un par de semanas que saltó la noticia, pero se está convirtiendo en el tema del momento. El cierre de Megaupload y la notoriedad que ha cogido “el gordo de Megaupload” copan buena parte de los blogs amateurs de los apasionados de la escritura. Mi rincón favorito en la red, no va a ser menos.

Y es que a casi nadie le cabe la menor duda de que esto es un golpe muy estudiado, pero que va a ser muy poco efectivo. Es más, si algo han logrado con esto es, encabronar a las masas. Y creedme, no hay nada peor, que alguien con poder, y cabreado. Han tardado poco en salir plataformas del tipo Anonymus para pedir que se devuelva la oportunidad que ofrecía Megaupload en la red, o de gente que está en contra del cierre de webs como esa. Pero el problema radica más allá.

El problema radica cuando un mismo grupo de personas, que los llamaremos “jueces” a falta de una palabra algo mejor para calificarlos, piden 50 años de cárcel al creador de Megaupload bajo la pena de pertenecer y encabezar una “red de pirateria mundial” que ha sido el causante de las pérdidas de hasta 500 millones de euros a negocios como el cine o la música. El mismo grupo de gente que condena a 20 años de cárcel al asesino de una chica de 17 años, que mientras ha durado todo el proceso judicial ha contado 9 versiones diferentes de los hechos. El chaval, al no tener antecedentes penales y no haberse encontrado el cuerpo, posiblemente saldrá en menos de 15 años a la calle. Esa es la justicia mundial. JO DE TE.

Analicemos un poco en frío el caso de Kim Schmitz, creador de Megaupload en 2005, y a quien se le atribuye una importante fortuna gracias al negocio que ha supuesto la web de descargas más famosa de la red. Películas, partidos de fútbol, programas de televisión, programas informáticos, aplicaciones para móviles y demás dispositivos electrónicos… TODO. Cualquier cosa que un ordenador fuera capaz de soportar, estaba en esa base de datos. Porque, y aquí viene lo que no entiendo, eso es lo que era Megaupload. Una inmensa y gigantesca base de datos en donde la gente con cuenta premium y pagando X al año, tenía la posibilidad de subir cualquier tipo de archivo y tener la posibilidad de compartirlo con el resto del mundo, o no. Esto es, Youtube. Youtube ofrece la posibilidad de creándote una cuenta (en este caso gratuita) subir un archivo (en este caso solo vídeos) y poder compartirlos con todo el mundo, o solo con las personas que tu desees facilitándoles el enlace del mismo. ¿La diferencia? Que Youtube analiza todo lo que se sube a su web, y Megaupload no lo hacía.

De esta manera, Megaupload se convirtió en una página de la cual la gente se descargaba películas que todavía estaban en taquilla, programas de ordenador por los que hay que pagar un copyright, o capítulos de series de televisión que todavía no han sido emitidos en España. Pero entonces, ¿el problema no sería de la gente que graba y sube esos archivos, y no de la propia web? Quiero pensar, que el delito no lo comete ni el que da un servicio de almacenaje privado, ni el que descarga un archivo, sino el que sube a la red un archivo ilegalmente obtenido. Si mal no recuerdo, los bancos ofrecen un servicio de caja fuerte a cambio de un pago anual, ofreciendo seguridad a los objetos más valiosos de las personas que los quieren guardar allí. Por tanto, ¿no se está encubriendo a quien guarda allí un arma de crimen, dinero robado o incluso joyas robadas? Pongamos entonces al FBI a buscar en todas las cajas privadas de los bancos de todo el mundo que es lo que guardan allí sus clientes más ricos y selectos.

¿Es culpable el fabricante del arma de un crimen o el que la dispara? ¿Es culpable el que descarga una película desde una web o el que la graba a escondidas en el cine? ¿Y qué es de toda esa gente que usaba Megaupload simplemente para almacenar archivos propios y tener una copia de seguridad en la red? ¿Quien les devuelve sus archivos o el dinero que han gastado en subirlos?

Creo, que el FBI, las policias locales de cada país, y todos aquellos que defienden que páginas como Megaupload atacan a la integridad intelectual, deberían de preocuparse que una entrada al cine no costara 7.50 €, que un disco no costara 20 € o que en los tiempos que corren las bases de datos de video de las webs de las televisiones que emiten series de éxito fueran más extensas. ¿Que porcentaje del éxito de series como “Como conocí a vuestra madre”, “Weeds”, House” o “Anatomia de Grey” le deben sus creadores a la gente que la veía por internet en webs como Megaupload? Creo que un alto porcentaje.

En los tiempos que corren, me jode que no haya cosas de más importancia que detener a un tio que desde 2005 había creado la mayor base de datos de la historia de la humanidad probablemente, porque ni la mayor biblioteca, ni videoteca del mundo tendrá posiblemente, la mitad de libros o archivos que tenía Megaupload. Triste pero cierto, que nos preocupamos más de tonterías como estas, que de intentar sacar al Mundo del agujero negro en el que lo hemos metido. Y de eso, posiblemente no tenga la culpa Kim Schmitz.

Anuncios

Publicado el 1 febrero 2012 en La vida es algo más. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: