Más pronto que tarde

Siempre supe que este día iba a llegar. Siempre supe que llegaría el día en el que dejaría, mi número 8 a la espalda en una maleta, y que nunca más lo recuperaría. Siempre creí sin embargo, que sería para dar paso a una nueva generación de jugadores, a unos chavales nuevos que llegaran al equipo con ilusiones renovadas, y que mi persona a partir de ese momento sería más un estorbo que una ayuda. Tenía asumido que no sería uno de esos jugadores que se aferran a la camiseta hasta los 40 años, pero nunca pensé que lo fuera a dejar con 23, y por unas razones que no son las que esperaba.

En 6 años y medio que llevo vistiendo la camiseta del Tolosa, me han pasado muchas cosas, y de ellas, ha habido alguna que desde luego nunca olvidaré. Una de ellas, quizá la más importante, la vivida en Mutriku hace ya año y medio, y que nos colgaba al balonmano tolosarra por primera vez en la historia del club, una medalla como Campeones de Guipúzcoa. Posteriormente también nos hicimos con el de Euskadi, pero el Guipuzcoano fue algo por encima de lo esperado, y ganando en la final al todopoderoso Arrate.

Me he llevado muchas alegrías, muchas decepciones y sobre todo muchos golpes. Pero el mayor de todos lo he recibido esta tarde. No es decisión en caliente, no es decisión del momento. Es una cosa meditada, y dejada para más tarde. Para el momento en el que vuelva a pasar algo. Y esa vez tampoco, ni la siguiente. Sin embargo, una tiene que ser la definitiva, y la de hoy la ha sido. Me duele más a mi que a nadie. Me ha dolido más esta decisión que la de dejar de entrenar. Y me duele mucho más que el golpe más fuerte que me hayan dado estos años.

6 años y medio que desde luego, no espero que se queden para siempre ahí, por lo menos en lo que a jugar a balonmano se refiere. Puede que en algún otro lado, puede que en una categoría menor, o puede que en una mayor, pero no se si podría en la misma. Tampoco es seguramente un adiós definitivo al color azul con el escudo de mi pueblo sobre el pecho, pero si lo es desde luego en un buen periodo de tiempo. Seguiré unido a este deporte porque es el que me ha convertido en lo que soy, pero difícilmente lo podré hacer de nuevo, con la ilusión, la esperanza y las ganas que he puesto hasta ahora. Porque ya nunca más me creeré que este año es diferente, y que este año no pasará lo de todos los años.

Se que son unos pocos los que leerán este post, pero si has formado parte, de alguno de los equipos en los que he jugado o a los que he entrenado, tanto como si has sido parte de alguno de una manera indirecta, gracias. Porque sin rivales, sin padres de chavales pero sobre todo sin compañeros, esto no sería posible.

Anuncios

Publicado el 17 diciembre 2011 en La vida es algo más. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: