Sueños

Como muchas veces, los pocos que leais esto, encontrareis la reflexión llena de contradicciones, de cosas que no ensamblan entre ellas, de frases que no puedn coincidir. La vida, en su ser, es un cúmulo de sueños, un cúmulo de momentos en los que todos creemos, o procuramos creer. No tiene sentido, una vida sin final, una vida sin objetivos, y a fin de cuentas, una vida sin sueños. Los sueños, son personales, y por tanto no pueden medirse.

El sueño de cualquier niño que pase hambre, es llevarse un cacho de pan a la boca. El sueño de un rico, comprarse un coche nuevo, una tele mejor, una casa más grande. Son sueños, y por tanto, no se puede decir que sean grandes o pequeños, sino importantes para las personas que los desean. Hoy hablo de sueños, porque hay 13 chavales que han despertado uno nuevo en mi.

Hace tiempo que me marqué objetivos, finales, decisiones que tomé, y que tendré que tomar. Proyectos en los que trabajo con mayor o menor secreto, y que espero que un día se cumplan, para cumplir a su vez un sueño. Hace un par de meses sin embargo, resurgió un sueño en mi interior. Un sueño, que es importante, no quizá el que más importancia tenga en mi vida, pero si el que más ilusión me hace en estos momentos. Como bien escribí ya, esos nombres serán ajenos a la mayoría de gente con la que os cruzais por la calle, con la que hablais en los autobuses, con las que discutís en casa. Sin embargo, para el número reducido de personas para los que son importantes esos nombres, están pendientes de ellos, fin de semana tras fin de semana.

Es verdad que no solo ellos, es verdad que ayudados, empujados y arengados por sus entrenadores, por su padres, por sus familiares, e incluso por algún que otro infiltrado alguna vez, están cerca de cumplir un sueño, que probablemente nunca olvidarían, en caso de consumarse. No serán campeones del Mundo, ni de Europa, ni siquiera de España. No serían Campeones de ninguna competición de renombre, pero es que esos chavales, no tienen más de 13 años, y pueden ser el mejor equipo de Guipuzcoa en su categoría. El equipo que desbanque equipos ilustres del balonmano vasco como el Pulpo, el Arrate, el Amenabar Zarauz, el Ereintza o el propio Bidasoa. Puede ser que ninguno de ellos llegue nunca a jugar de manera profesional. Puede ser que no lleguen a cumplir ese sueño, pero pelearán, pelearemos todos detrás de ellos, por que lo intenten, lo disfruten y lo sufran. Porque a todos nos gusta más una victoria, cuando es sufrida. El sabor de una victoria en el último segundo, con gol de lado a lado del campo por ejemplo, hace piña. Despierta sentimientos entre los compañeros, suelta adrenalina, y despierta esa rabia que guardabas en el interior, hasta soltarla toda en un solo grito de alegría, equiparable a cualquier campeón del Mundo.

5 partidos, 5 finales para la semifinal, donde todo volverá a comenzar. Lejos de sus casas, siempre relativamente, pero seguro, que apoyados y arropados por amigos, familiares y entrenadores, que querran siempre lo mejor para ellos. Ánimo para todos ellos, para todos los que han madrugado sábados y domingos por verles jugar, por animarles, por sonreirles el día de la victoria, por tranquilizarles el día de la derrota, y por educarlos de manera que los demás podamos disfrutar de ellos. Ánimo también para sus entrenadores que los sufren y disfrutan de igual manera durante bastantes horas a la semana. Y ánimo también para ellos, para que la unión, la felicidad reflejada el domingo a las 12 del mediodía, con una ducha, una botella de champán y al grito de campeones campeones, se pueda repetir, cuando esto se convierta en realidad, y no sea un simple partido, importante, pero uno más de los 5 que ahora solo restan para que ese sueño, ese anelo, esa esperanza, pueda convertirse en una realidad.

Porque de sueños y esperanzas vive el hombre, y porque sin ellas, nos faltaría el motivo por el que levantarnos todas las mañanas, y luchar. Los sueños son sueños, que un día se cumplen, para bien, y para mal, en la realidad, o en los sueños, pero acaban cumpliendose todos. Por eso, Eneko Zubiria, Ander Larrarte, Xabi Arenal, Dani Mendinueta, Nestor Hernandez, Jon Ander Leceta, Joritz Segurola, Aitor Tolosa, Ibai Julian, Ander Uranga, Unai Sukia, Eneko Ciganda y Mauro Galarza, lucharan porque esos sueños, se cumplan, en realidad y no en los sueños.

De la esperanza vive el hombre

Sed buenos, o parecedlo

Anuncios

Publicado el 15 marzo 2010 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: