La traición y los judas

La traición es una de las peores acciones que un ser humano puede cometer contra otro ser humano, grupo de personas o cualquier otra cosa con sentimientos. En toda organización suele haber un traidor. Alguien que pasa información al enemigo, alguien que intenta que los planes de otro no se lleven a cabo cuando parece que le ayuda… Si no el primer traidor, uno de los primeros en erigirse como traidor en la historia fue Bruto, hijo de Julio Cesar, emperador de Roma, que asesino a su propio padre “por el bien del pueblo romano”. Mas tarde, aunque no mucho más, Judas Iscariote fue el apóstol seguidor de Jesucristo que denunció a los integrantes del Sanedrín donde podían detener a Jesus de Nazaret. Desde entonces es común usar la palabra Judas para definir a un traidor.

Iñigo Diaz de Cerio ha sido el último que a dado la historia reciente. En Noviembre, y tras un choque contra Zigor, portero del Eibar, se fracturó la tibia y el peroné con lo que se le acababa la temporada. Entonces, los más de 19.000 espectadores que abarrotaban Anoeta se levantaron para despedir a su goleador. Iñigol!! Iñigol!! era coreado en las gradas y tribunas de Anoeta. Tampoco ha pasado tanto tiempo…

Este lunes, Iñigo hacía oficial a la Real Sociedad su decisión de no continuar en la disciplina txuri-urdin la próxima campaña y desestimar por tanto la oferta de renovación que se le lanzó desde la nueva directiva. Yo fui crítico con la oferta hecha por el club (2+2 según la evolución de su lesión) y defendí que se le había tratado mal. Desestimé entonces la opción de que renovara con la Real, pero al tiempo reflexioné y me hice creer a mi mismo, que todavía quedan jugadores que sienten la elástica que visten. Ja!

No vale Iñigo. No vale. No sirve que dejes la puerta abierta a una nueva negociación, y admitas en rueda de prensa, que no has vuelto a hablar con la Real. No me vengas con que ha sido una decisión complicada, porque sabes que no. No me digas que no sabes tu destino, cuando estás admitiendo de puertas adentro que el Athletic será tu nuevo equipo. No haces más que decir que tienes una confianza excepcional con Toquero. El dice que estás muy ilusionado en llegar a tu nuevo club. Estabas izando la bandera del centenario en el Ayuntamiento donostiarra a la vez que sabías que el año siguiente irías al Athletic. Perdón, es verdad, no lo sabías. Se me olvidaba que dices ser una casualidad el que hayas anunciado tu marcha cuando el Athletic se a salvado virtualmente. Me tomas por tonto?

Lo peor, no es que te vayas al Athletic, porque eso ya lo han hecho muchos. Lo peor es que traicionas a la Real. 20.000 espectadores que presencian en Anoeta los partidos de un club con el que recuerdo, tu bajaste a Segunda. Una afición que te a respaldado, en los momentos buenos, y en los malos. Una afición, que dices es un sentimiento, y eso no puede cambiar. Un ecuado que has defendido desde que no eras nadie, y que te ha hecho ser alguien en el fútbol. Pero entonces, porque dices, que agradeces todo el esfuerzo hecho por ti, para darte todo lo que eres, lo que serás, y al mismo tiempo dices que se te ha tratado mal. Porque dices que la mención al estado de tu pierna en tu renovación se a quedado en una simple anecdota y dices, que eso a repercutido en tu decisión. Dices estar deseando irte a otro sitio, y a la vez, que el partido en el que piensas es el de este fin de semana contra el Celta. No Iñigo, así no.

Te has cargado el sentimiento que esta afición tenía por ti. Has echado por tierra 3 años de muy buen fútbol con la camiseta de tu vida. Eres un egocéntrico. Dices tener abiertas más opciones y nada más decirlo, recalcas la importancia de ir a un sitio a poca distancia para beneficiar a la familia. Eres un traidor, a tus colores, a tu afición, a tu infancia, a tu educación como jugador de fútbol. Te vas al eterno enemigo. Reconoces ser uno de los pilares importantes de este equipo, con lo que admites estar decapitándola. Nunca serás perdonado, por la forma de irte, y por las palabras que dejaste al irte.

Como ya he dicho antes, ojalá, una vez hecho esto vayas al Athletic, subamos, tanto este año o el que viene, y tengas que visitar Anoeta. Dices que te sentirías raro jugando contra excompañeros. Tranquilo, te lo haremos fácil desde las gradas. No esperes aplausos, aunque tímidos como a Mikel Alonso. Tampoco obación como a Nihat. Ni siquiera ligeros silbidos como a Etxeberria. Has llegado al nivel de Zubiaurre, y serás recibido como un traidor a los colores txuri-urdines. Llenaremos Anoeta, para hacer la entrada al campo de Figo en el Camp Nou, una ligera brisa del viento.

Somos un club grande, y tarde o temprano, lo sufrirás. Agur Iñigo, y gracias por nada.

Agur

Agur

Anuncios

Publicado el 29 abril 2009 en Real, Siempre subjetivo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: